Monday, October 24, 2005

Amenazas de lo virtual?

Educación virtual: oportunidad amenazante

Las oportunidades de acceder a la educación, desde un comienzo, se vislumbró como exclusivo de quienes tenían dicho privilegio. Hoy en día, aunque es un derecho para todos, existen aún muchas personas que por distintos motivos no han logrado acceder a la educación. ¿Qué hacer?

La educación virtual, en estos tiempos, se ha convertido en una oportunidad, como ninguna otra hasta el momento, para masificar y democratizar aún más las oportunidades educacionales. Y en este sentido, para mejorar las condiciones de personas que aún no han logrado acceder al sistema educativo por motivos de distancia o espacio. Sin embargo, la tecnología que rige este mecanismo también tiene sus implicancias.

Este ensayo trata entonces sobre las implicancias de la educación virtual como instrumento para facilitar el acceso abierto a canales educacionales, que garanticen aprendizaje.


Lo presencial

La educación presencial, por experiencia, es la regularidad de una iteración -cara a cara- entre docente y estudiante sobre temáticas y conceptos expuestos y argumentados de forma verbal o escrita para construir a partir de dicho debate nuevos conocimientos.

En este intercambio, mediado por metodologías y pedagogías de aprendizaje/enseñanza, los actores comparten saberes y sentimientos, habilidades y experiencias. Todas ellas contribuyen a reconocer nuevos escenarios de conocimiento los cuales pueden ayudar a interpretar la realidad, entender el pasado o construir el futuro, a partir de intervenir el presente como estrategia de validación de los nuevos conceptos.


Lo virtual

En este sentido, la educación virtual, tiene este gran desafío: permitir la combinación real y no virtual –irreal- de saberes y sentimientos, habilidades y experiencias, para el continuo y permanente proceso de enseñanza/aprendizaje.

La utilización de las nuevas tecnologías de la información –accesos remotos de comunicación, como el internet- debe incorporar y representar los escenarios reales, y no virtuales –irreales-, que garanticen la construcción y validación de nuevos conceptos a partir de la iteración entre sus participantes. Y es aquí donde el debate debe profundizarse aún más, puesto que el intercambio de saberes, habilidades y experiencias, a través de esta metodología –lo virtual- puede darse con cierta solvencia y fidelidad. Sin embargo, el intercambio de los sentimientos, acción reacción, en dicho proceso, no resulta tan claro ni fiel. ¿Qué tan real puede ser un grito en este medio? ¿Qué tan fiel puede ser un sentimiento de frustración en la pantalla? ¿Qué me garantiza que la argumentación sea en tiempo real y primera persona? Además, la comunicación no solamente es escrita. Es también verbal y simbólica. Entonces, ¿qué tan fiel puede interpretar estas nuevas tecnologías estos sentimientos?


¿Oportunidad o amenaza?

Mediar los sentimientos, a través de estas tecnologías, puede conducir a representaciones e interpretaciones equívocas. De allí que lo es una oportunidad para acercar e incrementar el conocimiento a todos y entre quienes así están dispuestos –y que así se evidencia, al disminuirse los costos asociados al tiempo (oportunidad) y a la “negación” de la información- puede también restarle interés por el sentir de quienes hacen parte de dichas construcciones.

Somos producto de un ciclo evolutivo, el cual ha caminado por innumerables accidentes. Hoy somos parte de ese trasegar. Y seremos artífices de un futuro el cual hemos soñado, a partir de lo que hoy somos. ¿Seremos dueños entonces de dicha creación o esclavos de herramientas dueñas de nuestras expresiones? ¿Quiénes perteneceremos a esta nueva cultura o clase –no todos tenemos acceso libre-?
Por un lado, derrumbamos barreras que limitan nuestras posibilidades. Por el otro, construimos nuevos escenarios que pueden crear nuevas condiciones que limitarán nuestros sueños: esos que cuando dormimos, y creemos virtuales, los deseamos reales.

Desafíos de la Virtualidad

LO PRESENCIAL Y LO VIRTUAL: escenarios de nuevas oportunidades


En el debate actual sobre el impacto de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación –TIC’s–, como herramientas para el aprendizaje y la enseñanza, se debe alentar también una discusión en torno a la importancia que merece la construcción de puentes de entendimiento y de conciencia crítica, abierta y equilibrada entre quienes, desde una postura pedagógica señalan que estas tendencias pueden ser o resultar perversas dentro del sistema educativo, y entre quienes desde lo tecnológico ven estas herramientas como la panacea para superar muchos obstáculos del sistema.

Lo primero y más valioso de señalar es que en los procesos de enseñanza/aprendizaje cualquier herramienta que logre aportar y facilitar nuevos escenarios para la construcción y recreación de nuevos conceptos, dentro del sistema educativo, debe considerar y adaptar metodologías adecuadas para estos procesos. Y si lo presencial ha sido lo tradicional, como proceso de iteración permanente entre docente-alumno, en espacios concebidos y adecuados para ello, las TIC’s nos abren otro espacio de oportunidad que merece también especial atención para no desvirtuar su contribución al sistema, pero su implementación sí requiere de un análisis crítico para evitar errores o equívocos no deseados.

En múltiples lecturas y conversaciones que he realizado y donde he tenido la oportunidad participar y conocer, se ha intentado, o se intenta, conciliar estas dos posiciones. Es mejor lo presencial, porque alienta el deseo de aprender y mejorar la enseñanza a partir del trabajo conjunto. Lo virtual es un gran escenario de oportunidad para ofrecer desde cualquier lado y recibir desde cualquier lado nuevos y actuales conocimientos. Pero la verdad es que el debate no supera la realidad de la argumentación. No obstante, el gran debate sigue presente sin resolverse: ¿será que lo virtual desmontará lo presencial? ¿lo virtual garantizará un proceso integral de aprendizaje? Y puede ser que aún estamos en la frontera que ha dado origen a este gran debate.

Sin embargo, estas y muchas otras preguntas están y estarán allí expuestas para impulsarnos y aventurarnos en conjeturas sobre esta gran realidad. Sin embargo, mi reflexión inicial y no pretenciosa, pretende compartir con ustedes estas ideas mías, como elementos adicionales para el debate, puesto que aunque está abierto no lo está del todo, ya que son muchos los desafíos que aún continúan y la última palabra no se ha dicho. Recién está comenzando la revolución de las TIC’s como herramientas de enseñanaza/aprendizaje, y donde lo pedagógico tiene mucho que decir.

En primer lugar, y recuerdo que no hace muchos años atrás, lo que inicialmente se veía como una gran oportunidad de las TIC’s en facilitar accesos ilimitados y menos engorrosos a lecturas de diversos documentos, bases de datos, correos, etc., a través de la Internet, hoy ese gran entusiasmo ha bajado su esplendor debido a que, por ejemplo, es mucho más agradable llevar un libro, el periódico, folletos, etc., debajo del hombro o en la mano, para leerlo en cualquier parte que uno así lo considere y en el ambiente que así se propicie, y en la postura que uno quiera, que tener que ingresar a un equipo portátil o fijo que necesita y requiere de algunas condiciones mínimas para poder funcionar –sin pensar que la batería se estará agotando-. Si bien algunos afirman que algunas cosas tradicionales como subrayar, resaltar, comentar, etc. en un texto físico también se puede hacer en un computador, también es cierto que otras cosas no: como recortar un pedazo de papel con algunos datos o fotografías, un teléfono a la mano en cualquier momento, llegar rápidamente a un espacio determinado, etc. Sin mencionar lo que implica el documento desgastado y de fácil contrastación para los propósitos que uno así lo estime conveniente.

También se pensó que corregir los documentos, ahorrando tiempo, sería mucho más fácil en estos equipos en vez que en papel, pero hoy en día muchas cosas de esas resultan ser más llevaderas en medio físico que en medio electrónico. Como que para poder corregir en la gran mayoría de los casos que conozco, se imprime para luego hacer la corrección.

De todas formas, esos grandes paradigmas iniciales con las TIC’s han hecho repensar su papel protagónico en muchos espacios que se vieron en su momento como de gran oportunidad y posibilidad para todos. Pero no obsta también para señalar que han propiciado grandes ventajas en múltiples escenarios y para diversos propósitos, aunque, igualmente, han vivido su limitada capacidad en su intencionalidad en la medida que la adaptabilidad de las mismas posibilidades encuentran sus topes en los usos y desusos que los mismos usuarios les podemos encontrar y establecer. Un ejemplo de esos aterrizajes fue el supuesto traslado de los períodos del medio papel al medio digital. Nada de ese vaticinio se ha confirmado; como del desplazamiento de los libros, los tableros, las aulas de clase, etc.

En segundo lugar, pretender que las TIC’s renovarán las formas de hacer las cosas per se, porque así lo está obligando los nuevos tiempos, donde se supone una aceptación per se de estas nuevas tendencias, sin reconocer que como seres humanos somos sensibles a las cosas, que recreamos nuestros mundos a partir de nuestras vivencias y deseos, que construimos relaciones y condiciones, es desconocer nuestro entorno y nuestra necesidad de compartir, de sentirnos parte de un entorno con sentido, no sin sentido.

Esto lo digo porque si bien el correo electrónico, así como el celular, han conducido a la comunicación inmediata de nuestras vidas, para llevar a cabo una iteración más asertiva sobre las cosas pendientes por hacer, también es cierto que han reducido nuestra capacidad de construir nuevos escenarios de vida a partir de nuestra imaginación. Es decir, y a manera de ejemplo, hace algunos años mientras uno se preparaba para escribir una carta, y ésta se iba escribiendo para comunicar y ser enviada a ese ser querido y recordado, añorado por múltiples motivos, allá en la lejanía, los sentimientos que se producían –tanto porque el que escribe como por el que espera esa misiva– provocaban un escrito con la mejor escritura y la mejor poesía entre las palabras que allí se plasman para dejar en el ambiente la recreación de una realidad en esos seres que se quieren dejar atrapar de ese sueño conjunto. Y, a su vez, el tiempo, el más irrestricto e verdugo de todos, provoca una dilatación del momento en el que la sensación de certeza, que aún queriéndose tener, se deja prolongar para seguir alimentando esos sueños y esas motivaciones que afianzaban el deseo de vivir y vivir soñando con ese ser que se siente cerca pero que aún distante nos hace vivir, con ese ser que queriéndolo tener cerca motivaba con su distancia las ganas de crear poesía para darle más sentido a nuestra vida.

En otras palabras, los procesos de aprendizaje/enseñanza llevan en sí una dinámica de sentimientos, sensaciones, motivaciones y vivencias que requieren de ambientes propicios para ello; ambientes que contribuyen a enriquecer los escenarios en tanto dichos procesos. Pero tampoco debemos desconocer que estos procesos también pueden ser facilitados y potenciados por herramientas como las TIC’s las cueles contribuyen en ciertos escenarios donde la necesidad de iteración no obliga tan necesariamente, salvo el intercambio de información y la demostración de adaptabilidad a nuevos espacios de aprendizaje.
En definitiva, lo presencial y lo virtual, como escenarios de aprendizaje/enseñanza, deben ser vistos como complementarios y no como rivales para conducir las dinámicas de creación y recreación de nuevos conceptos atinentes a procesos de conocimiento permanente en tanto procesos de aprendizaje/enseñanza. Por lo tanto el cambio de paradigma no debe ser tan paradigmático; es decir, obligarnos a desconocer los entornos y sus condiciones. Más bien, las TIC’s se deben reconocer como escenarios de oportunidades en tanto contribuciones a nuevas formas de hacer, sin desconocer sus limitaciones.

Saturday, October 01, 2005

INTRODUCCIÓN

Saludos.

El primer camino que debemos recorrer, para quienes aspiramos a liderar los procesos de aprendizaje/enseñanza, utilizando como herramientas las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones TIC, es el camino del liderzago.

Liderar este proceso implica convicción propia y definición de metas claras, donde el principal desafío es convencer a los demás de las virtudes de esta virtualidad.

Así que ánimo y buen camino.